¿Tiene una noticia? ¡Compártala con nosotros!

El gobierno húngaro cuestionó el cambio en la directiva de la UE sobre el desplazamiento de trabajadores y apeló al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, dijo el Servicio Nacional de Información de Hungría.

La Cancillería del Primer Ministro de Hungría remitió información sobre la queja al Tribunal, que destacó que las nuevas disposiciones publicadas el 9 de julio restringen de manera desproporcionada la libertad de prestación de servicios en la Unión Europea.

La extensión del principio de igual remuneración, por igual trabajo en el mismo lugar, no pretende proteger a los empleados desplazados a otro país, sino que es una herramienta proteccionista que consiste en expulsar a otros Estados miembros de los mercados. De esta manera, el gobierno húngaro justifica la presentación de la demanda contra la directiva.

Los húngaros también alegaron que la Comisión Europea mantuvo su propuesta de modificar la directiva de desplazamiento, a pesar del hecho de que catorce cámaras de los parlamentos nacionales de los Estados miembros, incluida Hungría, estaban en contra.

Hungría ha considerado inaceptable extender las disposiciones sobre el desplazamiento al transporte internacional por carretera, ya que esta zona se caracteriza por un alto grado de movilidad „, dijo la Cancillería del Primer Ministro en un comunicado.

Además, Hungría y Polonia declararon en una declaración conjunta que las normas adoptadas no son de ninguna manera equilibradas.

Orban cree en la anulación de la directiva

Según el gobierno de Viktor Orban, el texto final de la directiva es aún más desfavorable para las empresas de Europa Central y del Este que el borrador original de la Comisión Europea.

En su queja, el gabinete húngaro sostiene que la modificación de la directiva era incompatible con los principios de necesidad y proporcionalidad. Por otro lado, impuso obligaciones y restricciones en violación del requisito de no discriminación. Budapest también destaca que algunas disposiciones de la directiva contestada violan los principios de seguridad jurídica, lo que supondría un grave desafío para los Estados miembros al aplicar la directiva en la legislación nacional.

Las restricciones a las libertades básicas pueden llevar al colapso de la unidad del mercado interno, que es la base de la integración europea”, sostiene el gobierno húngaro.

Recuerde que las regulaciones enmendadas sobre el desplazamiento de trabajadores deben ser adoptadas y publicadas por los países de la UE antes del 30 de julio de 2020.

El gobierno de Orban está convencido de que el Tribunal de Justicia Europeo anulará la directiva contestada para 2020.

Fot. Tribunal de Justicia de la Unión Europea

Comentarios

comments0 comentarios
thumbnail
Para configurar la notificación de comentarios - acceda a su perfil