¿Tiene una noticia? ¡Compártala con nosotros!

Las protestas de los „chalecos amarillos” ya duran casi un mes. Provocaron el caos en Francia, cuyas consecuencias también son sentidas por los empresarios de otros países, especialmente de la industria del transporte. En la situación más difícil, sin embargo, están los transportistas de España, para quienes Francia es la puerta a otros países europeos. Lo peor será la noticia para ellos de que los franceses aún no han dicho su última palabra – el viernes, otra ola de protestas fue anunciada por los sindicatos en la industria del transporte.

La organización española de transporte CETM estima inicialmente que las pérdidas de los transportistas ascienden a 12 millones de euros. Para empeorar las cosas, las acciones de los „chalecos amarillos” coincidieron con otra huelga de empresarios y conductores españoles que protestaron contra la redirección del tráfico de camiones a las autopistas de pago en Cataluña.

Según Ovidio de la Roza, presidente de CETM, el balance de las recientes manifestaciones, tanto en Francia como en España, no podría haber sido peor para la industria del transporte. 

Las empresas de transporte del este y sur de España son las que más han sufrido. En este momento hay el pico de la temporada de frutas y verduras y se estima que cientos de transportistas tendrán que cerrar sus actividades – afirma De la Roza.

Los medios de comunicación españoles informaron que cerca de 10.000 empresas de transporte sufrieron pérdidas como resultado de los bloqueos y colas en la frontera franco-española (en Irún y La Junquera) que ocurrieron el fin de semana pasado. Permítanos recordarle que también los sindicatos profesionales de conductores se unieron a los „chalecos amarillos”.

Este no es el fin de las protestas

Lo peor, según los medios de comunicación españoles, es el hecho de que no se sabe cuánto durarán las protestas. Aunque el gobierno francés cedió hace unos días y retiró el aumento de impuestos previsto y también anunció un aumento del salario mínimo en el país en 100 euros, los „chalecos amarillos” todavía no retrocedieron.

El viernes 14 de diciembre, los sindicatos franceses anunciaron nuevas protestas en la industria del transporte. Los sindicalistas de CGL también invitan a otras organizaciones a participar en las protestas en el „gran día de acción” en todo el país.

Compañías españolas piden el apoyo del gobierno

Todo esto hace que la difícil situación en el mes clave de diciembre (la mitad y el pico de la temporada de hortalizas y frutas que preceden a la Navidad), sea un clavo para el ataúd para muchos transportistas y exportadores. Para el transporte internacional a temperaturas controladas, es otro golpe después de las tormentas en el sur de España, que bloquearon los primeros transportes de cítricos.

Además, los retrasos en la descarga de frutas en Europa debido a las protestas en Francia han contribuido a la falta de capacidad de transporte en España. Los exportadores de frutas y verduras han tenido serios problemas para encontrar camiones en las últimas dos semanas – informa el portal español de transportes cadenadesuministro.es.

CETM pide al jefe del gobierno español que implemente medidas temporales especiales de naturaleza económica que reduzcan el impacto negativo de las protestas en Francia sobre las actividades de los transportistas nacionales. Las manifestaciones de los franceses causaron muchas complicaciones, como el incumplimiento de los plazos de entrega y otros términos contractuales, devoluciones de productos perecederos, diarias de los conductores perdidas, etc. 

Como resultado, muchos operadores se encuentran en una situación financiera terrible y no podrán cumplir con sus pagos futuros a tiempo. Por lo tanto, CETM solicita al gobierno que extienda los plazos estatutarios para presentar documentos y pagar las contribuciones de seguridad social y no cobrar intereses por ellos. La organización también exige el aplazamiento de los pagos del impuesto sobre la renta y de las obligaciones fiscales resultantes de las liquidaciones del IVA, así como la creación de fondos especiales a disposición del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para mejorar la situación del sector.

Los miembros de CETM también solicitan „la intervención personal del Primer Ministro del gobierno español con el presidente de Francia y los órganos pertinentes de la Unión Europea y exigen una acción inmediata y decisiva que normalice la situación en las carreteras francesas y restablezca la libertad de circulación de servicios y mercancías garantizada por el Tratado de Schengen”. 

Mitad de las cámaras de velocidad en Francia fueron destruidas

Otro efecto tangible de las acciones de los „chalecos amarillos” son los daños a las cámaras de velocidad. Como informó Radio Europa 1, mitad de estos dispositivos en Francia ha sido descontinuada. Se han convertido en el objetivo de los manifestantes, porque simbolizan un gobierno que toma mucho dinero de los contribuyentes. Los „chalecos amarillos” acusan a las autoridades, que la reducción del límite de velocidad de 90 km/h a 80 km/h, que se introdujo este año en Francia, solo tenía como objetivo aumentar los ingresos al presupuesto a través de las multas. A su vez, el gobierno, al reducir la velocidad permitida en las carreteras con el símbolo RD (el equivalente a nuestras carreteras provinciales), argumenta la necesidad de mejora de la seguridad vial.

Según la radio, al menos 250 cámaras de velocidad han sido “destruidas, quemadas o degradadas”. Las autoridades no confirmaron esta información, probablemente por temor a un efecto dominó.

 

Fot. Twitter/Chanteloube

Comentarios

comments0 comentarios
thumbnail
Para configurar la notificación de comentarios - acceda a su perfil