¿Tiene una noticia? ¡Compártala con nosotros!

Fenadismer informa sobre el caos que surgió en las dos autopistas de peaje en Cataluña después de redirigir el tráfico a ellas desde las carreteras nacionales N-240 y N-340. Los transportistas ya han estimado los costos adicionales que resultan de la obligación de pago por los peajes.

Fenadismer no escatima críticas sobre la prohibición del tráfico de camiones introducida a principios de septiembre en algunas secciones de la N-240 y N-340. Por ambas rutas viajaron 4.000 camiones por día. Desde el lunes, el primer día hábil de este mes, todos estos vehículos tuvieron que usar la AP-7 y AP-2 que son carreteras de paje. Pronto resultó, sin embargo, que el número de lugares de descanso no es suficiente para autopistas con niveles de tráfico tan elevados.

Al prohibir el tráfico de camiones por la N-340 y la N-240, todos los estacionamientos de la AP-7 (es decir, los dos: La Ribera y la del Baix Ebre) estaban completamente llenos, lo que dificultó el descanso, prescrito en la ley, de los conductores.

Entre otras cosas, Fenadismer critica la introducción apresurada y repentina de la prohibición, que entró en vigor 24 horas después de la publicación en el BOE (diario oficial español). Se produjo, además, en el fin de semana, sorprendiendo tanto a conductores españoles como extranjeros.

Julio Villaescusa, el presidente de la organización, tiene la intención de presionar por la cancelación total de la prohibición durante la reunión con el ministro de transporte, que tendrá lugar el 12 de septiembre.

400 euros por mes en costos adicionales

De acuerdo con las estimaciones del sector del transporte español, los redireccionamientos obligatorios de camiones de la N-240 a la AP-2 entre Les Borges Blanques y Pla de Santa Maria les costarán a los transportistas 400 EUR adicionales por mes por cada camión.

Fot. Twitter.com/felixaltafulla

Comentarios

comments0 comentarios
thumbnail
Para configurar la notificación de comentarios - acceda a su perfil