¿Tiene una noticia? ¡Compártala con nosotros!

La policía checa impuso una multa al transportista. Los oficiales descubrieron que el camión de su compañía viajaba por la República Checa con equipo que afectaba la operación del tacógrafo. El conductor se enfrenta a 4 años de prisión. Tal castigo debería asustar a todos aquellos que usan prácticas ilegales.

Durante la inspección de un camión que transportaba madera a través de Horní Benesov, los policías checos descubrieron que el tacógrafo en el vehículo indicaba un tiempo de descanso, aunque el conductor superó la ruta con la carga. Al principio, el camionero extranjero explicó que el dispositivo había averiado. Sin embargo, los agentes detectaron un sistema que manipulaba los registros del tacógrafo: informa el portal checo novinky.cz.

-
+

www.policie.cz

Tanto el tractor como el remolque de madera fueron asegurados por la policía, el conductor fue arrestado y el transportista fue multado con 100.000 coronas checas (alrededor de 4.000 euros) – dijo Pavla Jirouskova, una portavoz de la policía checa.

Después de que el transportista pagó la sanción, la policía le entregó un camión con una carga, y el conductor acusado fue puesto en libertad.

Sin embargo, según una portavoz de la policía, un conductor extranjero es acusado de hacer trampa en un tacógrafo se enfrenta a 4 años de prisión.

-
+

www.policie.cz

Las multas igualmente altas son castigadas por esta práctica ilegal en Dinamarca. Este año, el operador polaco para el uso de un imán muy fuerte recibió un mandato allí por un monto de 275.000 coronas danesas (37.000 euros). Los alemanes tampoco se quedan con este tipo de fraude. En agosto de este año, por la manipulación del tacógrafo, castigaron a una empresa rumana con una multa de 21.000 euros . La policía local considera que los castigos severos desalentarán a los combinadores potenciales de usar tales métodos.

Comentario del editor

El caso del transportista y el conductor en la República Checa muestra que no vale la pena hacer trampa. El precio por manejo es muy alto: para el transportista puede significar incluso el final de la actividad, y el conductor puede costar 4 años de prisión. Sin embargo, esto no es todo: al cometer tales prácticas, el transportista y el conductor ponen en juego no solo el dinero de la compañía, sino también la salud y la vida del conductor y otros usuarios de la carretera.

Fot. www.policie.cz

Comentarios

comments0 comentarios
thumbnail
Para configurar la notificación de comentarios - acceda a su perfil