¿Tiene una noticia? ¡Compártala con nosotros!

El final de los tacógrafos ordinarios se acerca rápidamente. Serán reemplazados por los llamados Tacógrafos inteligentes. Estarán equipados, entre otros, con una ubicación GPS y permitirán la lectura remota inalámbrica de los datos. La oficina alemana BAG revela cuáles informaciones son estas.

A partir del 15 de junio de 2019, cada vehículo nuevo que realice servicios de transporte en la UE deberá estar equipado con el llamado Tacógrafo inteligente. Estará equipado, entre otros, con una ubicación GPS que le permitirá registrar la posición precisa del vehículo al inicio y al final de la conducción, así como cada 3 horas de conducción. Además, habrá la posibilidad de una lectura más rápida e inalámbrica de algunos datos por parte de los servicios de control.

La Oficina Federal de Transporte de Carga (BAG) explica en una declaración para el sitio eurotransport.de, cuáles serán los datos.

La lectura remota del tiempo de trabajo no es posible

Como BAG enfatiza, no hay forma de verificar de manera inalámbrica el tiempo de trabajo y descanso registrado en el tacógrafo. Esto tampoco es posible debido a razones técnicas. Sin embargo, en virtud del art. 9 par. 4 del Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo (UE) N.º 165/2014 sobre tacógrafos de transporte por carretera solo puede transmitir datos que sean necesarios para realizar verificaciones específicas en carretera en vehículos cuyo tacógrafo haya sido manipulado o utilizado incorrectamente. Según BAG, esta información debe relacionarse con eventos o datos registrados específicos, tales como:

– el último intento de violar la seguridad,

– el mayor intervalo de la fuente de alimentación,

– una falla del sensor,

– errores de datos de velocidad o de ruta.

– conflicto de datos relacionados con el movimiento del vehículo.

– conducción sin una tarjeta válida,

– inserción de la tarjeta mientras se conduce,

– datos de configuración de tiempo,

– datos de calibración (incluidas las fechas de las dos últimas calibraciones),

– número de matrícula del vehículo,

– velocidad registrada por el tacógrafo.

La información anterior debe ser suficiente para detectar que el tacógrafo está siendo manipulado. Sin embargo, el control remoto no será equivalente a imponer una multa al conductor o la compañía de transporte cuando se detecten irregularidades. Sobre la base de los datos obtenidos de esta manera, el organismo de control competente podrá dirigir los dados del vehículo a la inspección estacionaria. Solo después de una inspección minuciosa podrá iniciar procedimientos relacionados con la imposición de multas financieras apropiadas. 

Fot. Trans.INFO

Etiquetas:

Comentarios

comments0 comentarios
thumbnail
Para configurar la notificación de comentarios - acceda a su perfil